La Botella Borracha

Las besé toda la noche y a la mañana, cuando desperté, las volví a besar. Incansable. Una a una. Las estrujaba y, luego, me sumergía en su cielo estrellado. Lujuria. Mi lengua pendenciera examinaba tus orgiásticos pezones. Tus pecas me daban la bienvenida a su fiesta saturnal. Con calma, las besé una a una.



La noche anterior, Gabriela había preparado una fuente de lasagna para agradecer a sus dos nuevos mejores amigos: Pedro Gómez y yo. La cortesía se debió en retribución a la gentileza que tuvimos para con ella al acompañarla a la casa de su madre el día de su cumpleaños. Patricia también asistió. La flamante enamorada de Pedrito, no era una de sus mejores amigas de Gabriela; esto cambió una vez que Patricia se unió sentimentalmente a Pedrito, fiel escudero mio. Estas coincidencias han hecho que Patricia y Gabriela creen un vínculo de intereses similares y, por tanto, inseparables.



Fui el último en llegar a la reunión en casa de Gabriela. Pedrito me hizo recordar la deuda alcohólica que tenía con él. "Cerveza" fue su irrebatible pedido. Compramos una docena de cervezas. Las chicas pusieron música (cojudeces, por cierto) y prepararon la mesa. Pedrito, bebía y jodía: "Albertito, ¿ y para cuándo te le declaras a Gabrielita? Apúrate que me animo y te atraso" . Causando la nerviosa hilaridad de Gabriela. Luego de devorarnos la exquisita lasagna, Patricia sugirió la infantil "botellita borracha" con obvias intenciones de hacernos caer a Gabriela y a mi. Al primer giro se me premió con un besito a Gabriela, los dos accedimos nerviosos. "Fin del juego" sentenció, luego del primer y último beso, Pedrito.

La velada continuó sin besos, pero sí con una charla divertida y una segunda docena de cervezas. A medida que la noche transcurría era obvio que no podía despegar la mirada de Gabriela, mi deseo hacia ella se volvió una obsesión que supe tenía que calmar aquella noche.

A las cuatro de la mañana Pedrito se retira a pedido de Patricia. Me ofrezco a acompañarlos y regresar para ayudar a limpiar el desorden. Cuando regreso Gabriela ya se había adelantado un poco. Terminamos de limpiar e intento despedirme.

- Gracias, por todo Gabrielita.
- No, Alberto. No es nada.
- Todo ha estado sabroso... la lasagna... el beso -dije sin quitarle la mirada.
- ¿Y cuál te gustó más? -preguntó nerviosa y agachando la mirada.

Agarré una botella y la hice girar en la mesa, mientras esta giraba me acerqué a ella y le tomé el mentón, con la mano derecha, y alcé su cabeza que aún mantenía agachada. La botella dejó de girar y le susurro "acabo de ganarme otro beso".

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Ya te enganchaste Albertito....tas jodido hermanito....horror... y de una gordis....fuchi....jajaja

Raulín Raulón... dijo...

Espero que no temas pisar más y más fuerte.

Anónimo dijo...

jajajajajaja
ni Nostraqdamus man
Otra vez y esta es la confirmada... Bienvenido al blog "AMO A LAS GORDAS"....hummmmm, nel creo que este es mejor... "AMO A LA GORDA", ese cae a pelo.
Por cierto man, y no es por arruinarte nada pero, no que tu "eras" casado?, y ademas, no tenias un buen tubo como trampa?... lo de los primeros post solo fue una cortina de humo para esconder tu verdadera aficion...XD. Buena Capitan Ajab.
Atte
WACO

mermelada dijo...

si oye alberto ya lo tuyo es bien fresco, nos conmueve tu historia adolescente de botella borracha con la rellenita pecosa pero .. y diana?? que fue?? ya fue asi tan rapido??
hace falta un post donde nos cuentes qué fue de eso.

Autumn Shade dijo...

La vida te da sorpresas sorpresas te da la vida...........engañabas a Diana con Monica y ahora engañas a Monica con Pecas quien seguira en la lista.......que se cuide Pedrito...

Ravnoss dijo...

ki buina!!, la botella borraca aunque de chibolos es super efectiva

Ravnoss dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Elefante Lila dijo...

Cuenta que paso con Diana y Monica ps... y que gilero resultaste, volviste a tus años de adolescencia

Alberto F. dijo...

prometo saciar la curiosidad, con respecto a Diana, en un post el día de mañana (miércoles 7 may). Hoy no podré, mi querida Mermelada de Sauco.
Advertido, ya está Pedrito de mis intenciones mi querida gordita colocha Autumn.
De Mónica sabremos apenas interfiera en mi vida con algo trascendente, Elefante rosado.
Y Waco, tal vez tu teoria sea cierta, pero mejor presta atención a la canción que adorna este blog y sabrás mi verdadera afición.

Saludos y abrazos a todos.

mermelada dijo...

mi querido pecadicto me daré vueltas por aquí para leerte y me alegres el día y xq no decirlo, me sacies tb la curiosidad :D

Imberbe_Muchacho dijo...

oe no has posetado!!! o sera en la noche? a la firme ya tu estas muy jugador pe Alberto

Cys dijo...

Ja! No puedo creerlo! Botella borracha??? jajajajajaaaaaaaa