Café

A lo lejos se le notaba que tenía frío. Vestía todo de negro: zapatos, pantalón, saco y cartera; con excepción de la blusa, que era roja y el cual lucía un descarado escote. Encendió un cigarrillo y se percató de mi presencia. Le hice una seña de saludo con la cabeza y se acercó. “Hola Alberto te estaba esperando”. Caminamos hasta el estacionamiento sin hablar más. Era un silencio incómodo pero satisfactorio; pues podía oír, aparte del ruido de sus tacos, el roce de sus tetas al andar. Entramos al auto.

Habíamos decidido ir a un café para conversar. Durante el trayecto no hablamos, tampoco, nada. Puse música y fumé con ella uno tras otro cigarrillo. Sólo nos preguntamos: ¿Cómo has estado? ¿El trabajo? ¿Los estudios? Y a todo respondíamos con un “bien” y un ligero movimiento de cabeza afirmativo. Ya en el café, la incomodidad se hizo más densa; encargamos nuestros pedidos y le di una última ojeada a su escote. Ella se dió cuenta.

"Es ridículo que te alejes así. Por tonterías, que no tienen nada que ver con lo que siento por tí. A pesar del poco tiempo que llevamos juntos yo... te quiero, Alberto. Te necesito. Te extraño. No me alejes de ti." Cualquier chica podría ceder ante este "floro" y, si además, lo aderezas con un rostro de pesar y sufrimiento; perdonan al instante. Pero un hombre, no. Eso no sirve. Cuando hablan así, nos da bronca, pues nos sentimos reflejados; y odiamos que nos "floreen". Ahora, sólo puedo ser tu amigo, le dije sin convicción. "Yo no quiero, Alberto, Chau." La vi alejarse y algo me decía que la detenga. No lo hice.

Eran las dos de la tarde del sábado. Y mientras regresaba a casa de mis padres, después del café con Gabriela, me seguía lamentando de no haber perdonado a Gabriela; pues, este será un fin de semana largo -feriado hasta el martes por las fiestas patrias- y aburrido. Odio no tener que hacer nada. Odio los fines de semana largo. Creo, que extenderé la bandera sobre mi sillón favorito y me sentaré sobre ella completamente calato. Hasta el miércoles.

11 comentarios:

Raulín Raulón... dijo...

Está bien cuñao. No caíste con el floro, ni cuando te insinuó que tu actitud podía ser estúpida.

Y bueno, ¿ser engañado duele? ¿El amor propio tiene terminaciones nerviosas?

Imberbe_Muchacho dijo...

lo mejor es dejar que las cosas pasen, me imagino que ella regresraa. Depnde de ti seguior con ella, mi opinion es que no

Y si te sientas calato sobre la bandera, pues tomate una foto

Cys dijo...

Sí, ya fue. Mientras más te involucras es más dificil terminar, y si todavía te sirve en bandeja el motivo, mejor aún.

Anónimo dijo...

Flaco, sorry por esta pero... que cojinova que eres, no te entiendo man paraces hembra con esa actitud, que nos sentimos reflejados?, de donde sacas eso, de cosmo o vanidades?, en serio flaco necesitas un ajuste de gonadas, parace que en estos ultimas semnas se te aflojaron.
Leo el post y me pregunto si a lo que tu jamon te dijo responderas: "bien me lo decia mi madre tu y tu amigotes, estoy arta cansada y aburrida".
Flaco te manifiesto que la mayoria de los hombres somos como pedrito o bundy (existen niveles por su puesto), pero tunas flaco no se, tu jamon te dice que solo fue un agarre y tu te desgarras las vestiduras, te dice que no fue nada y que te necesita y te extraña y tu dices yo no caigo con ese floro, es que acaso tienes un pico de estrogeno o que?.
Sorry flaco, pero en tu lugar el jamon ya estaria empalado y asandose a fuego lento hace raton.
No vaya ser que de aqui para adelante el nombre del blog se llame ODIO A LOS HOMBRES

nAT dijo...

Anónimo... no creo que estando tú en la misma situación lo aceptes... (o quizás sí, quizás ya te pasó y la aceptaste de regreso)
Y quizás también por eso crees que aquel que se respeta a sí mismo está loco y tiene floja las gonadas (por cierto, ¿que michi es eso?).

Aceptar a alguien luego de un engaño es terrible (lo digo x experiencia propia) y lo mejor es ser firme en la decisión y decir: NO, NO VA MAS (eso me parece más valiente aún)

Saludos,
nAT

Alexis dijo...

Aguante maestro. Aguante! Por más escote calenton, yo sé que es difícil, pero maestro aguante!!!

Se Armo La Gorda dijo...

Saludos Gordos...

La Gorda

Ravnoss dijo...

La primera:
-Coincido contigo cuando una mujer nos pide perdon nos sentimos reflejados y sentimos que nos repiten nuestros propios floros.
Lo segundo:
-Como carajos puedes oir el sonidod e 2 tetas ? con eso me fregaste

Ravnoss dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
¿Odio a las Gordas? dijo...

Buena pregunta Ravnoss, pero no sabría responderte. Creo que es cuestión de prestar bastante, pero bastante atención.

Anónimo dijo...

Has pasado el primer ataque de los orcos...espera tantito y vendrá el segundo mas fuerte....surge la pregunta:..que coño quieres realmente albertito?...en cuanto a lo de sentarte en la bandera calato....jajaja....te visualicé (sin conocerte) y me cagué de risa....tienes cada salida...