El superhéroe

- ¿Papito?
- Dime, hijo.
- A mí me da miedo cuando el piso se mueve y las paredes también.
- Eso se llama temblor, hijo. Y cuando el movimiento es más fuerte que lo normal, a eso se le llama terremoto.
- Si, papito. Eso me da miedo.
- Pero no debes tener miedo hijito, yo estaré siempre a tu lado para cuidarte y protegerte de cualquier peligro. Mientras yo esté contigo no te pasará nada, hijo. ¿ok?
- ¡tú eres Supermán, papito!
- ¡Sí, hijo. Yo soy supermán! No, mejor… ¡soy Batman!
- ¡No papito! ¡Tú eres superman!
- Está bien, mi amor. Soy Supermán.
- ¡Síiiiiii! Y vas a volar bien alto y… matarás a todos los rateros, y a todos los malos… y … y… y a todos los mostros, papá.
- Hay algunos monstruos gordos que rondan por la casa que me gustaría…
- ¿Papá mi abuelita Tati es un mostro?
- ¿Por qué hijo?
- No dices que los mostros son gordos.
- No hijo, olvídate de eso mejor.
- ¿Papito? A ver vuela.
- Yo soy Supermán, hijo, pero no vuelo. Sólo tengo la fuerza.
- Lo que pasa papito, es que no tienes tu uniforme con tu capa roja. Ahí segurito que vuelas.
- Tal vez, hijo. Tal vez.
- Yo te voy a comprar tu uniforme de Supermán, papito, para que puedas volar.
- ¿Así?
- Sí, papito.
- ¿Y con qué dinero se supone que comprarás el uniforme de Supermán, hijo?
- …uhmmm …
- …
- Ya sé. Cuando yo sea grande ¡así de alto como tú! Yo, te compraré el traje de Supermán. Porque ahí ya tendré mucha plata.
- Pero, hijo. Cuando tu estés ¡así de grande! Y puedas comprarme un traje de Supermán, yo ya no lo necesitaré; porque estaré viejito y enclenque.
- No. ¿sí?
- Sí, mi amor. Para entonces ¡tú serás mi Supermán!
- …entonces el traje de Supermán se lo daré a mi mamá que no estará viejita.
- No, pues, hijo. Para entonces, tú mamá se habrá transformado en un monstruo.
- ¿gordo?
- Tal vez, hijo. Tal vez.

12 comentarios:

ThE KiLLeR C.L.O.P dijo...

JAJAJAJA

q buen relato...

ya aqui varias de mis tias

se convirtieron hace tiempo

en mounstros

plop!!!

jajaja, ojala q yo no la haya heredaro

saludos

Anónimo dijo...

enternecedora la inocencia de tu critter, pero mejor fue el final, de taquito lo manipulas para que se vaya haciendo a la idea de que su vieja tendra su propia luna orbitando.
Lo de la abuela, la manejaste, pero se que te mordias el labio para no decir una sandez.
Atte
WACO

Raulín Raulón... dijo...

JAJAJAJAJAJA!

Lo que se hereda no se hurta.

Saludos.

Carolate dijo...

Que hasta las huevas tu relato.

Un padre (o madre) jamás debe indisponer a sus hijos contra el otro progenitor, por muy dolido, despechado o lo que sea que te haya llevado a odiarle.

Probablemente Diana no se convierta en un mounstruo. Probablemente esté regia y casada con un hombre de verdad, que la satisfaga y la haga sentirse mujer.

Lo más seguro es que el monstruo seas tú, aunque no estes gordo, si estarás solo como los mounstruos de los cuentos.

MrCier dijo...

Jajajaja
Qlorna

Lafrau dijo...

q buena, me encantó....

¿Odio a las Gordas? dijo...

Que bueno que les haya gustado muchachos. Y mejor es el regreso de Carolate a esta humilde morada y qué regreso, regalándonos ese lenguaje florido tan característico en ¿ella?.

Saludos a todos

GINNA dijo...

QUE TIERNO!! MUY LINDO.

Alexis dijo...

Bien con el cuento!

Kat dijo...

jaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

Lara Holmes dijo...

jajaja...o sea..Gordos = Monstruos???...jajaja...q maleadooo

Imberbe_Muchacho dijo...

jajaja, que seria de la vida sin los bloggers que atacan y los anoni os, me aburrira como mierda!