Devil inside

En mis soliloquios nocturnos había una segunda voz que me decía “sácale la mierda”. Esta vez, no había angelito con buenos consejos; todos eran diablillos que envenenaban mi sangre con vengativas consignas. Tal vez un angelillo hubiese estado demás en esa endemoniada noche, donde Lucifer se explayaba con lucidez Aunque, quién sabe.
Si mi idea inicial era regresar con Mónica, sólo para evitar que se case con César, esta fue descartada. Yo quiero a Mónica, siempre fue mi gran amiga y el casarse conmigo por motivos ajenos al amor, sólo provocarían sufrimiento en ella; y el sufrimiento se lo quiero proporcionar al novio, no a ella. ¿Casarme? No está en mis planes. Primero tendría que divorciarme; y eso aún no lo hago o no quiero hacerlo. Solución poco civilizada pero muy práctica: romperle un par de dientes a César.
Ubicar a César es una de las tareas más sencillas que puedas tomar. Un novio inseguro y desesperado sólo puede estar con la novia o esperándola a la salida del trabajo. Bueno, parece que los colegas de Mónica serán, otra vez, testigos de una pelea.
Eran las 5:30pm y no llegaba. Mónica se aparecería en cualquier momento y adiós venganza. Yo me ocultaba en un teléfono público, la calle estaba repleta de gente que salían de sus trabajos. Un taxi se estaciona y los conductores se la emprenden a bocinazos contra el taxista; con semblante preocupado y observando la hora en el celular baja del taxi, César. Me acerco a paso veloz, percatándome de que Mónica no se encuentre cerca. Al estar a dos pasos de él, le toco el hombro y le doy tiempo a que volteé y me reconozca. Su rostro no expresa pánico, pero sí consternación… La consternación se la quité de un certero puñetazo. Luego, sentí como me empezaba a crecer una cola.

7 comentarios:

Raulín Raulón... dijo...

Un diablo gordo con patas de chancho y alrededor de 14 comentaristas te incitaron a arreglar las cosas a mano limpia.

Espero que la paciencia de tu prima no se acabe.

Fácil el ángel también te hubiera dicho que le pegues, ¡hasta el señor Miyagi, Alberto-san!

Sr. Sarcástico dijo...

Socio,
1.- Cesar te va a mandar una pandilla de matones, ten cuidado.
2.- Si no quieres a Monica para ti, no seas tan egoista y dejala ir.

Causita dijo...

oe causa, pasame la voz tengo unos capsulas que pueden hacer ese trabajo, lo hacen bien limpio.

Anónimo dijo...

ajajajajajajjaajajajaja
Oe flaco, creo que la musica apropiada para este post (al menos para la parte de las elucubraciones) serian: "The number of the beast" (Iron Maiden) o "Sombras en la Oscuridad" (Angeles del infierno); tambien la nunca muy ponderada "The Dawn of Battle" (Manowar)como fondo de la golpiza; pues no... pusiste o dejaste (disculpa pero para este post es el caso) la mariconada de enanitos verdes.
Como dije la afrenta a tu vieja solo debia ser lavada con sangre, no hay otra forma, eso de ser civilizado y tanta vaina, en este caso, sale sobrando. Pero eso si causa el gil ese creo que no se va a quedar con la espina si fue tan cobarde de llamar e importunar a tu viejita, pues, ese tipo de patas son capaces de cualquier cosa; y en limonta por 5 lucas puedes encontrar a cualquier esbirro que haga la chamba, ojo con eso flaco.
Por lo demas... espero que le hayas amasado la cara.
Atte
WACO

¿Odio a las Gordas? dijo...

Tiene usted razón mi estimado Waco, la banda sonora no era para este último post, lo que pasa es que no he tenido el tiempo para cambiar ese detalle, prometo hacerlo en el transcurso del día.

saludos a todos.

PD: No se preocupen por César, ya está bien advertido al menos hasta que la jeta y su ojo regresen a su normal estado.

Busco Novio dijo...

Wuau.. al final seguiste los consejos y supongo que eso es mejor que casarte jajaja un mate de risa tu blog

Imberbe_Muchacho dijo...

xuxa, esta fuerte la historia