Elucubraciones en el Micro II

ADVERTENCIA:Los pensamientos son insondables, ergo, ,muy poco de lo que se piensa se dice.

"Qué borracho debo haber estado para decirle a Mónica que la amo. No la culpo, a veces, borracho suelo ser muy convincente. Dicen que los borrachos dicen la verdad; ¡ja! no lo creo. Los borrachos cojudos, tal vez. Yo también he sido un borracho cojudo, pero he aprendido a dominar esos ímpetus confesionales. Pero, qué babosa Mónica para creer que la amo. ¡Amar! todavía eso, ¡amor! No creo que pueda darme esas licencias sentimentales. Yo sí creo que sólo se puede amar a una mujer a la vez, pero amar de verdad; no esa cosa calenturienta que sentimos en la entrepierna cuando estamos con una flaca que deseamos poseerla. Claro, que eso también se siente con la amada, pero de una manera distinta que los que hemos experimentado este "sentimiento" podemos dar fe de ello. Pero...esta vieja de mierda cómo empuja para ganar el asiento. Vieja cagona como no te da... pucha, ya olvide como se llama esa enfermedad en la que sale granitos en el culo...¿Cómo se llama? Bueno, ya recordaré, pero ojalá le de eso a esta voeja de mierda desesperada por sentarse. Me da una bronca la gente que es así, carajo.
Ya falta poco para bajarme. Los colectivos son aburridos en invierno; no hay nada para ver, las chicas están bien abrigadas. Cómo se extrañan los escotes.
¡Otra vieja! Y esta es un cachalote. Vieja de mierda; ya está empujando a la pobre flaquita -que está sentada- con la barriga para que le ceda el asiento, ¡que tal concha, carajo! No pares flaquita, deja a la vieja que sufra. Nooo, te diste por vencida muy pronto flaquita; también esa vieja de mierda le estaba poniendo toda su asquerosa humanidad encima. Estas viejas se sienten con derecho a todo por el simple hecho de ser viejas, feas y gordas. Ahora, sí me compro mi carro. Ya no soporto más las fricciones "colectiveras". Me estoy transformando en un misántropo. Pero, con razón, carajo.
Ya llegué, carajo. Bajo, cobrador de mierda. Ese tío me mira con cara de culo. Carajo, te he pisado porque estás parado como un huevón en la salida, desde hace rato y no te mueves; ¡mira que al fondo hay sitio! ¡huevón! Sí, aquí me bajo cobrador de mierda. ¡Por fin, el aire!"

7 comentarios:

Elefante Lila dijo...

no hay Gabriela que te salve ...

Raulín Raulón... dijo...

Sí, carajo, te apoyo! Detesto a los viejos que se ponen faltosos y se creen los dueños del universo, dales un derecho y vas a ver como se van hasta el izquierdo. Y también contra los cobradores que no dejan salir.

Bueno, ¿sabes? Sería bueno que pongas en acción alguno de tus buenos pensamientos. Si quieres, aunque sea sólo el del carro.

Como decimos en la universidad: "Bienvenida la misantropía".

gunner dijo...

en asia nos han dado una buena idea... les cobran de acuerdo al peso en el pasaje de avión...

si aplicaramos lo mismo al transporte público y pagaran más (de acuerdo a su sobrepeso), seguro q empezarian a tomar taxi y caminar más (q no les haria mal)

y asi no nos sentiriamos apretujados por sus obesos cuerpos, ni tendriamos q ser gimnastas olimpicos para poder salir en un bus atestado con un par de estos especimenes...

Anónimo dijo...

deja de maldecir y comprate tu carro de una vez.
Al menos no es verano y no te hierves el los micros; mientras no tengas tu carro sera tu penitencia por tu actos paganos. :P
Atte
WACO

Ravnoss dijo...

jjaja tio, kreo ke el ke tomo la combi fue tu higado, como reniegas

Autumn Shade dijo...

Alberto deja de ser tan quejetas y comprate un carro, o viaja en taxi.

dMoon dijo...

Y eso que no eres mujer, donde sales violada en 2 de cada 3 viajecillos.